Cómo hacer una carta de préstamo



Hacer una carta para solicitar un préstamo bancario o personal en nuestro lugar de trabajo es más sencillo de lo que parece. También pueden ser entregadas a una persona para que nos ayude; en ese caso sería un procedimiento formal que nos podría sacar de problemas en el futuro.

Algo que debemos tomar en cuenta es que no bastará con una carta como esta para que nos sea otorgado un préstamo, sobre todo en un banco, pero si sabemos exponer muy bien los motivos, seremos tomados en cuenta más rápidamente.



¿Qué debe tener una carta de préstamo?

Sea cual sea el tipo de prestamos que vayamos a solicitar, siempre será recomendado dirigirse a una persona y no a una entidad bancaria o empresa, aunque sí sea necesario mencionarlos en algún lugar de la carta.

Así como en una carta de recomendación, en una de préstamo tenemos que dar fe en este caso, que somos personas honestas que nos comprometemos a pagar el monto acordado bajo las condiciones acordadas.

Este tipo de cartas debe ser escrita con carácter formal. Desde el saludo hasta la despedida. Una carta no es un contrato, pero es parte del mismo, porque en la carta se debe explicar el motivo por el cual se pide el préstamo, la cantidad de dinero a solicitar, el tiempo estipulado para pagar el monto total.


Membrete: Por separado coloca tu nombre completo, datos de contacto y dirección. Más abajo coloca el nombre de la empresa a la que va dirigida la carta. Antes de iniciar con el cuerpo coloca el nombre de la persona y el título académico o cargo que desempeña.

Cuerpo: Escribe de qué se trata la carta (solicitud de un crédito), la cantidad de dinero que necesitas, el plazo en el que pretendes pagar las cuotas, la cifra de las cuotas y cualquier otro detalle vinculado. También podrías escribir brevemente lo que harás con el dinero concedido.

Despedida: Aquí debes ser muy cordial, indicando que estarás atento a la respuesta y dispuesto a entregar los recaudos necesarios. Agradece la atención y muéstrate optimista. Finalmente, la carta debe tener tu nombre, apellido y firma.

A diferencia de otras cartas, esta debe ser muy formal y no dejar lugar a dudas. No escribas los motivos para solicitar el préstamo o crédito como una especie de plegaria. Denota en tus palabras mucha confianza y compromiso.


Deja un comentario